NOVEDADES

#LeerMx

Encuentra tu libro perfecto en 12 pasos

15 diciembre, 2017
¿Cansado de la televisión? Entonces es tiempo de relajarte leyendo un buen libro, existe una interesante gama para elegir, sin embargo no todos son los ideales para tus intereses o conocimientos. Necesitas ciertos consejos para seleccionar por tu cuenta los mejores libros, a continuación te compartimos algunos tips para elegir un buen libro. 1. Conocer tus intereses reales Para disfrutar de un libro al máximo tiene que estar relacionado con tus verdaderos intereses, antes de elegir una edición pregúntate ¿Cuáles son las materias que te gustan más? ¿Te gustan las historias reales o de ficción? ¿Cuáles son los programas que más ves en TV y de qué tratan? ¿Cómo describirías tu personalidad en pocas palabras? Cada una de estas interrogantes te ayudará a descifrar que es lo que más te gusta y que historia es la ideal para ti. 2. Conocer los tipos de libros existentes ¿Qué te gustaría leer? Las categorías son variadas, están los libros científicos para reforzar los conocimientos, los de entretenimiento con contenido actual, las novelas de todas las gamas, obras clásicas, entre otros. 3. Buscar recomendaciones Un libro recomendado es mejor, para encontrar el libro ideal pide sugerencias a amigos, familia, profesores o en la biblioteca más cercana. Antes de tomar la decisión de adquirir un libro es mejor darle una ojeada a su síntesis para saber si se ajusta a tus intereses. 4. Unirse a clubs de lectura Pertenecer a un club de lectura hace que la experiencia de leer sea más divertida, ya que se discute y se analiza en conjunto la historia. Puedes crear tu propio club o buscar entre los ya existentes, será más fácil para ti encontrar el mejor libro. 5. Los mejores autores clásicos Si buscas un buen libro puedes optar por las creaciones de los grandes escritores clásicos, los más destacados son Homero, García Márquez, Dante Alighieri, Lope de Vega, Shakespeare, Virginia Woolf, Ovidio, Platón, Cicerón, Víctor Hugo, Cervantes, Kafka, entre otros. 6. Identificar autores memorables Recuerda aquellas lecturas que te fascinaron en épocas de estudiante universitario o escolar, identifica estas obras y el nombre de sus autores. Si antes llamaron tu atención, puede que dentro de sus creaciones esté el libro ideal para ti. 7. Lee las reseñas de los mejores libros en las revistas y periódicos En revistas especializadas existen listas con los libros más vendidos, son medios excelentes para encontrar las mejores ediciones. Ahí se indica acerca de las novedades y síntesis. 8. Revisa las computadoras de las bibliotecas Para encontrar un buen libro puedes hacer uso de las computadora de la biblioteca, ahí encontrarás las mejores listas, ciertos autores y los géneros disponibles. 9. Ojear los estantes de la biblioteca Si ves alguna edición que llame tu atención, tómalo y lee la contratapa o el resumen, si aun así sigue siendo de tu interés lee la primera página, si este interés persiste no dudes en que será una buena edición para ti. Realiza esta práctica por algunos días hasta conseguir una serie de libros

Premiación Concurso Nacional de Dibujo

28 noviembre, 2017
La 12° edición del Concurso Nacional de Dibujo Infantil “Diviértete Leyendo en Familia” impacta a más de 12 millones de niños y niñas de México. Premian a niñas y niños ganadores de los estados de Baja California, Estado de México, Jalisco, Michoacán, Nuevo León y Tlaxcala. El CNDI es resultado de una alianza entre el Consejo de la Comunicación, Grupo JUMEX y la Secretaría de Educación Pública. Por segundo año consecutivo, Nuevo León destaca por ser el estado más participativo. Ciudad de México a 28 de noviembre del 2017.– Esta mañana, en el Auditorio de la Biblioteca Vasconcelos, el Consejo de la Comunicación en conjunto con Grupo JUMEX y la Secretaría de Educación Pública, llevaron a cabo la ceremonia de premiación de los ganadores de la doceava edición del Concurso Nacional de Dibujo Infantil, bajo el lema: “Diviértete Leyendo en Familia”, que tiene como objetivo incentivar a los niños y niñas a plasmar mediante un dibujo cómo la lectura contribuye a mejorar la comunicación y convivencia en familia. Ante la presencia del Mtro. Javier Treviño Cantú, Subsecretario de Educación Básica de la Secretaría de Educación Pública, se anunció que se superaron las expectativas al recibir 100,509 dibujos de los distintos estados de la República Mexicana, superando la meta de los 90,000 dibujos que se esperaban recibir; impactando a más de 12 millones de alumnos de más de 95 mil escuelas primarias públicas y privadas a nivel nacional, gracias a la colaboración de la Coordinación General de Delegaciones Federales de la SEP que difunde, promueve y coordina la selección de miles de dibujos. Durante los últimos tres años, el Concurso Nacional de Dibujo Infantil se ha fortalecido gracias al apoyo, colaboración y compromiso de Grupo JUMEX, empresa 100% mexicana que participa en este proyecto para fomentar la lectura entre los niños mexicanos y sus familias. A través de sus dibujos los niños plasmaron las diferentes percepciones que tienen respecto a la lectura, la importancia de fomentar esta actividad en familia y cómo desde muy pequeños los padres tienen un papel fundamental en su formación, muestra de ello son las imágenes que vienen acompañadas de un breve cuento. El Concurso Nacional de Dibujo Infantil consta de dos categorías: la categoría “A”, en la que participaron niños y niñas de 6 a 8 años; y la categoría “B” dirigida a niños y niñas de 9 a 11 años de edad, calificados por un importante jurado conformado por expertos en temas de familia y educación. CATEGORÍA “A” 1er. Lugar Nombre: Máximo Chávez Meléndez Edad: 8 años Título: “Feliz leyendo con mi familia” Estado: Tecate, Baja California Escuela: Padre Kino Explicación (redacción del niño): Había una vez yo soñaba que estaba feliz leyendo con mi familia en un mundo muy bonito, donde aparecía mi casa, mi bicicleta y lo más importante mis papás quienes me enseñaron el amor por la lectura, yo disfruto mucho leyendo cuentos, historias y todo lo que me interesa de mi mundo… Leer es uno de los hábitos más bonitos de

FIL Guadalajara 2017

21 noviembre, 2017
La Feria Internacional del Libro de Guadalajara es la reunión editorial más importante de Iberoamérica y un extraordinario festival cultural. Fundada hace 31 años por la Universidad de Guadalajara, es una feria para profesionales donde el público es bienvenido, lo que la distingue del resto de las principales ferias que se realizan en el mundo. Sin descuidar su vocación como un encuentro de negocios, la FIL fue concebida como un festival cultural en el que la literatura es la columna vertebral, con un programa en el que participan autores de todos los continentes y diferentes lenguas, así como un espacio para la discusión académica de los grandes temas que cruzan nuestra actualidad. Durante los nueve días de la Feria, el público escucha a sus autores preferidos, la industria del libro convierte a Guadalajara en su corazón, y la ciudad se llena de música, arte, cine y teatro del país o región Invitado de Honor; que este año es Madrid. Fechas y horarios Público en general: 25, 26 y 30 de noviembre, 1, 2 y 3 de diciembre, de 9:00 a 21:00 horas 27, 28 y 29 de noviembre, de 17:00 a 21:00 horas Exclusivo profesionales: 27, 28 y 29 de noviembre, de 9:00 a 17:00 horas Lugar: Centro de Exposiciones Expo Guadalajara Av. Mariano Otero 1499, Colonia Verde Valle Guadalajara, Jalisco, México

Dinos ¿Cuál es tu serie favorita? y te recomendamos un libro

9 noviembre, 2017
Nuestras series favoritas dicen mucho sobre nuestra personalidad, tan es así, que gracias a esto pudimos hacer una lista de recomendaciones de lectura que seguro vas a disfrutar. Aquí te dejamos alguna recomendaciones que van de acuerdo a tu gusto en las series de televisión.   vía https://www.buzzfeed.com

Analizando “Rayuela”

3 noviembre, 2017
Los más jóvenes que lean este artículo seguro que están pensando en “Rayuela”, la obra fundamental de Julio Cortázar, como ese libro “tostón” que mandan en algún momento del instituto los profesores de Literatura. Los que ya hemos pasado por eso, hemos leído obligatoriamente “Rayuela” en nuestros tiempos mozos y luego lo hemos vuelto a leer (seguro que somos muchos, yo me incluyo) unos años después, nos hemos percatado no sólo de la importancia de este libro en la historia de la literatura sino en lo diferente que resulta de la mayoría. “Rayuela”, publicada en 1963, es una referencia fundamental de la literatura hispanoamericana. Su estructura de secuencias sueltas permite distintas lecturas, y por tanto, diversas interpretaciones. Con esta forma de lectura, lo que pretendió Julio Cortázar era representar el caos, el azar de la vida y la relación indiscutible entre lo creado y la mano del artista que lo hace. Si aún no has leído “Rayuela” y tienes pensando hacerlo, detente aquí, no sigas leyendo… Si no tienes pensado leerla, detente también, te animo a hacerlo… Una vez lo finalices, vuelve y lee lo que quieras… Pero la verdadera historia, está escrita por Julio Cortázar. Antes decíamos que es una obra diferente a las demás porque en esta implica la participación activa del lector. Dos lecturas del libro se proponen en un tablero de dirección (como su propio nombre indica, el juego típico de rayuela al que todos hemos jugado en alguna ocasión). Este tipo de estructura rompió con todo lo establecido hasta el momento en lo que a literatura se refiere. Primer libro El primer libro de “Rayuela” lo leeremos en un orden lineal, terminando en el capítulo 56. Está formado por dos partes: “Del lado de allá” y “Del lado de acá”. En ambas, se presenta la trama esencial o historia del libro. “Del lado de allá” Horacio Oliveira trabaja como traductor en París. Allí funda con unos amigos el Club, donde mata el tiempo conversando o escuchando música de jazz. Mantiene una relación amorosa con Lucía, la Maga, una uruguaya que es madre de un niño al que ella llama Rocamadour. Sin embargo, la peculiar relación que existe entre ambos se deteriora. En una de sus reuniones, Rocamadour cae muerto repentinamente y, a consecuencia de ello, Lucía desaparece y deja escritas unas líneas. “Del lado de allá”, es decir, esta primera parte, termina con la imagen de una rayuela, hilo conductor de todo el libro que representa la búsqueda del equilibrio (el cielo). “Del lado de acá” La acción de esta parte del libro se sitúa en la ciudad de Buenos Aires. Antes de llegar a aquí, Oliveira busca desesperadamente a la Maga en Montevideo. De regreso en barco a Argentina, la confunde con otra mujer. Ya en Argentina, vuelve a su amistad con Traveler y conoce a la mujer de este, Talita, que le recuerda desde el primer momento a la Maga. Trabajará con esta pareja en un circo y en una clínica psiquiátrica. Pero

¿Por qué nos gustan los cuentos de horror?

31 octubre, 2017
Y así, con el escalofrío recorriendo tu espalda, con la cobija enredada entre tus piernas, los pies muy bien subidos al sofá o a la cama y el lúgubre misterio del silencio, es que descubriste tu adicción a algo que muchos no pueden entender, que ni siquiera se esfuerzan en comprender: tu necesidad de horror. Tu oscura y excitante urgencia por despertar en medio de la madrugada, de sentir que algo –o alguien– te espera detrás de cada puerta y para no conciliar la calma ni en los lugares más frecuentados del mundo. Para tener claro el porqué de nuestro gusto extremo por el horror, el cual parte y se diferencia del terror –un miedo extremo que no siempre está ligado a las explicaciones irracionales o emociones sobrenaturales del primero–, es menester que prestemos atención a las palabras con que H.P. Lovecraft explicó la pasión hacia el género más extraordinario de todos: «La más vieja y fuerte emoción de la humanidad es el miedo, y el más viejo y fuerte de los miedos es el que se da por lo desconocido». Es decir, si sentimos o percibimos una presencia amenazante para después descubrir que se trataba solamente de un animal, un objeto u otro hombre, todo se habrá quedado en vil terror, el miedo cederá tarde o temprano; sin embargo, y en caso de que el peligro se mantenga oculto o ininteligible para el pensamiento racional, el miedo irracional, ése que se desata con lo que no se ve, tomará el rostro del horror y jamás perecerá. A esto debemos sumarle el hecho de que al verle en las líneas de un libro, el horror se encuentra a lo lejos, en lo meramente ficcional, pero se interioriza y hace uno con nosotros mismos. Siguiendo a Stephen King, el tan llamado Maestro del Horror, todo converge en ese pequeño pero efectivo sentimiento de ansiedad, que a su vez se transforma en miedo y no necesariamente tiene que provenir del exterior, de un fenómeno físico, sino que nace y se arraiga en nuestro interior. Amamos leer cuentos de horror porque estos liberan algo que ya vive en cada uno de sus lectores: lo que aterroriza y no se puede explicar con la lengua racional. En cuanto a esto nos podemos dirigir entonces a las obras de Washington Irving, Honoré de Balzac, Nathaniel Hawthorne y John William Polidori; nuestra adhesión al horror se origina en ese vínculo antiguo y primitivo que tenemos con nuestra poca habilidad para determinar si lo que nos espanta es real o por lo menos coherente con la experiencia de nuestros cinco sentidos. En otras palabras, la filia que hemos desarrollado en torno al horror es de naturaleza psicológica y tiende a las fuerzas primitivas y subterráneas de lo que escapa del pensamiento, a esa energía o movimiento en el mundo que nunca hemos entendido, incluso desde la prehistoria. Gracias a John y Anna Laetitia Aikin, a partir de su ensayo “Sobre el placer derivado de los Objetos de

Clásicos de literatura de terror que ¡no te puedes perder!

29 octubre, 2017
Encontrar el inicio de cualquier género literario es difícil, sobre todo si se pretende reducirlo a una sola obra. Si miramos muy atrás en el tiempo, el elemento de terror ha existido seguramente desde los mismos orígenes de la literatura. Partes de la “Orestíada” de Esquilo son estremecedoras, como lo es el gore desenfrenado de Tito Andrónico de William Shakespeare. Y aunque su finalidad fuera otra —moralizante— la tradición popular iba cargada en sus inicios de cuentos crueles a los que hoy en día pondríamos calificación para mayores de dieciocho años. Como género o tendencia, escribir obras de terror seguramente empieza en el siglo XVIII con la aparición de la literatura gótica: El castillo de Otranto (1764) de Horace Walpole, considerada la primera novela de esta corriente, deja el camino abierto a Vathek de William Beckford, Los misterios de Udolfo de Ann Radcliffe, Melmoth el errabundo de Charles Maturin, El monje de Matthew Gregory Lewis y tantos otros, novelas de terror enmarcadas en el romanticismo con todas sus virtudes y defectos. A partir de aquí queda abierta la veda: el terror literario ha madurado, ha crecido y se ha enriquecido y está preparado para establecerse por su cuenta. Dos clásicos necesarios Escoger una de estas novelas góticas del XIX para abrir esta primera etapa de mi cronología no ha sido tan complicado como podría parecer. Es una cronología subjetiva porque puedo basarme en mis gustos personales. Así, puedo esquivar la santísima trinidad de la literatura gótica —Los misterios de Udolfo, El monje y Melmoth el errabundo— que, salvo la obra de Maturin, siempre me ha aburrido bastante con sus infinitos devaneos internos acerca de la moralidad, la consciencia el desespero y la tentación e ir directo a la única de estas obras ancestrales que realmente me gusta: Manuscrito encontrado en Zaragoza, la cual combina lo mejor de la literatura gótica con la tradición de la picaresca española. Sin entrar en valorar si sus cualidades la hacen una obra más o menos meritoria que las otras tres que mencionaba, sin duda la hacen más cercana, más accesible para el lector actual. A partir de este primer libro el resto se desgrana fácilmente. Frankenstein y Drácula son referencias tan inevitables como necesarias: ambas establecen la base de dos iconos del terror que perviven aún hoy en día. Ambas están intrínsecamente relacionadas desde el principio desde Villa Diodati: una directamente —pues nació allí de la mano de Mary Shelley— y la otra por herencia —El vampiro de Polidori vendría a ser el abuelo literario de Drácula—. Ambas novelas, aunque tengan tanto en común, son opuestas en su planteamiento. Frankenstein es el monstruo que quiere ser hombre, creado por la mano del Doctor Frankenstein cuando juega a ser Dios. Drácula es el hombre que se hizo monstruo y depreda a la humanidad. De las dos obras, seguramente Drácula tiene más detractores: suele afirmarse que la primera mitad del libro es muy superior a la segunda, y aunque es objetivamente cierto, el todo me sigue
Load more